Antes de nada, permíteme que me presente…

Soy Rubén Chacón Sanchidrián, tu coach literario.

Publicista y periodista de profesión, durante mucho tiempo creí que tenía un don para escribir.

Y algo de eso tenía que haber. Porque, desde muy temprana edad constataba que, a través de las palabras, era capaz de mover emociones y motivar a otras personas.

Fruto de ese convencimiento pasé de escribir artículos en el ABC, a notas de prensa para Hewlett-Parckard, numerosos publirreportajes y anuncios para marcas como Ford, Toyota, Volvo o Mazda. También he escrito por amor al arte numerosas críticas literarias y cinematográficas, canciones para mi grupo de música, así como algunos libros de relatos, críticas, ensayos, novelas

Y hasta una fábula de desarrollo personal, publicada por la editorial Planeta, que cautivó a varios miles de lectores en 2012, llamada El Sorprendedor, que va acompañada por su propio juego de mesa.

 

El Sorprendedor es una pasada de libro y está muy bien escrito (aunque no más que los que le precedieron y le sucedieron). Sin embargo, El Sorprendedor arrasó en ventas durante 2012. Y soy muy consciente de por qué: en la portada aparecía el nombre de mi amigo y socio de aventuras, Sergio Fernández, famoso coach y emprendedor.

A partir de ahí, me di cuenta de que, por muy bueno que sea tu libro, si no tienes una comunidad –o una “tribu”-, si careces de una propuesta de valor única y diferenciadora, si no elaboras un buen márketing de contenidos, si no estás constantemente en acción, con el foco puesto en escuchar activamente a tu público ideal, como hacía Sergio, lo llevas crudo.

 

De eso han pasado 8 años.

He necesitado 8 años para darme cuenta e interiorizar qué mi verdadero don tiene más que ver con acompañar a otras personas, para que consigan comunicar por escrito las enseñanzas que, de otra manera, el resto de los que habitamos en este mundo nos perderíamos irremediablemente.

Esta labor, la de Coach Literario, es la que me llena enormemente…

Porque estoy convencido de que el mundo sería un lugar mejor si cada cual tuviera la posibilidad de vehicular adecuadamente y a los públicos oportunos su mensaje de motivación, formación y esperanza.

 

Tras publicar El Sorprendedor, tuve la maravillosa oportunidad y grandísimo placer de colaborar con la Fundación Promete, en sus apasionantes Campus de Verano. Un año como Director del Área de La Palabra y el siguiente como Director de su Agencia de Comunicación. Dos años consecutivos durante los que fui testigo de excepción de verdaderos “milagros” gracias a la potencia que tiene el desarrollo del talento y transmisión del conocimiento.

Los científicos aseguran que estamos compuestos de átomos, pero yo coincido con Eduardo Galeano en que estamos hechos de historias. Historias muy potentes y muy interiorizadas que nos dicen quiénes somos, a dónde pertenecemos y, lo más importante, lo que nos merecemos y cuál es el futuro que nos espera. Si os fijáis (si os fijáis bien) cualquier película, libro, serie, cuento, anuncio comercial de hoy transmite un mensaje muy claro: ¡esto se acaba, chicos!

Y yo –quizás porque tengo la necesidad de saber que estoy contribuyendo a crear un mundo mejor que legar a mis hijos- me he propuesto cambiar ese mensaje.

Internet me faculta y me posibilita llegar a miles de personas y decirles: si tienes una idea o una historia ilusionante y esperanzadora, si tienes un conocimiento que vaya a hacer de éste un mundo mejor, y si lo deseas, yo puedo acompañarte. Lo haré encantado.

Sergio Fernández recurrió a mí como antes lo hicieron algunos y después hicieron muchos: para que les ayudase a escribir sus libros. Porque yo no sé que tengo, pero tengo un no-sé-qué que funciona. 12 autores y 21 libros lo constatan. A lo largo de la última década, he tenido el honor y la suerte de acompañar a Mónica Galán Bravo con su Método Bravo; a Antonio Micó a concebir y escribir Vende Como Nunca; a Sergio Saiz a lo largo de El Gran Juego de la Vida; a Raquel Sánchez de Benito con su Pellizcos al Alma, entre otros.

Incluso he tenido la gran suerte de colaborar con instituciones de la talla de ASESCO en la elaboración de su Libro Blanco del Coaching. A todos aquellos que me preguntan en qué consiste esto del Coaching Literario les respondo lo mismo: ¿Por qué conformarse con escribir “sólo” un libro, cuando puedo ayudarte a generar todo un modelo de negocio on line alrededor de tu obra? Una obra transformadora, con la que ayudarás a mejorar el mundo, impactando con tu mensaje en miles de vidas.

Mi propósito es compartir contigo todo lo que ahora sé y ahorrarte a ti miles de horas de trabajo.

SI TÚ ME DICES QUÉ, TE DIGO CÓMO…

Sigue a Coaching Literario en las redes:
Scroll to top