Escribe tu libro en 30 días con Power Write – DÍA 4

Escribe tu libro en 30 días con Power Write – DÍA 4

Este vídeo es un complemento de la obra POWER WRITE – Escribe tu libro en 30 días.

Puedes adquirir el Manual en TAPA DURA en Amazon: https://amzn.to/3uvXF5J

Y el cuadernillo de TURBO PROPULSORES en este enlace: https://amzn.to/3uzz7ZD

AUTOR: Rubén Chacón Sanchidrián – SÍGUEME EN INSTAGRAM: @coach_literario

Investiga a tu competencia

Llevo acompañando a profesionales en procesos de Coaching Literario durante más de una década, asesorándoles en todos los aspectos que ello implica: desde la composición de su obra, hasta la escritura técnica avanzada, pasando por la corrección ortotipográfica y de estilo.

Sin embargo, el problema más persistente que encuentro, desde el principio mismo de los procesos de escritura no tiene nada que ver con el estilo, la estructura o la corrección… El problema fundamental es que, a menudo, si me pongo en la piel de sus lectores, no alcanzaría a entender por qué valdría la pena leer sus libros.

No me malinterpretes; mis clientes son personas maravillosamente inteligentes, con pensamientos y opiniones brillantes. Lo que quiero decir es que, cuando llega el momento de ponerse manos a la obra y comenzar a escribir, de alguna manera olvidan que el objetivo de su obra ha de ser contribuir y hacer avanzar una conversación en curso.

Solemos pensar en la escritura como fruto de un proceso íntimo, que surge tras un profundo ejercicio reflexivo, al que se añaden algunas anécdotas personales y/o profesionales para darle “algo de color”. Un poco como si nos presentáramos al examen de alguna asignatura que nos hubiera quedado pendiente en nuestras respectivas carreras, o grados universitarios; como un medio para obtener una buena nota, más que como una contribución a la suma del conocimiento humano.

¿Por qué molestarse en escribir sobre eso…?

Cuando mis clientes me plantean las Propuestas de Valor, con base en las cuales se proponen desarrollar toda su obra (e, incluso, su modelo de negocio on line), simplemente les pregunto: ¿cómo estás respondiendo, o qué estás agregando a lo que muchos otros antes que tú, ya han dicho sobre este mismo tema? Si no hay una respuesta obvia a esa pregunta, la siguiente cuestión lógica es: bueno, entonces, ¿por qué molestarse en escribir sobre esto…?

El primer paso, no solo para mejorar tu escritura, sino para empezar a concebir tener éxito con tu libro cambiavidas, no es trabajar en tu gramática o en tu estilo (por supuesto que esto también es importante). Lo primero que debes tener en mente a la hora de plantear tu Propuesta de Valor, es desarrollar un sentido claro de lo que está en juego en tu argumento. Es decir, las razones por las que tus potenciales lectores deberían preocuparse en primer lugar.

Quizás tu propuesta anule la forma común de entender un problema. Puede que tu razonamiento revele una brecha crucial en nuestro pensamiento actual sobre un tema. Incluso que agregue complejidad a algún concepto que normalmente se considera bastante simple. En cualquier caso, escribir se trata, en última instancia, de comprometerse con el estudio a fondo de las Propuestas de Valor que los demás profesionales que operan en tu mismo micronicho han efectuado antes que tú.

Y, solo después de haber efectuado este paso previo, y desarrollar tus ideas en relación a lo que otros han dicho sobre un tema en particular, puedes realmente empezar a plantearte tener éxito a la hora de apostar por tu propia reivindicación como participante en esa conversación.

Participa en la conversación

Solo entonces la gente realmente querrá leer lo que tienes que decir y, eventualmente, acceder a la nueva solución que tú propones. El mejor consejo que te puedo ofrecer a la hora de elaborar tu propia Propuesta de Valor, es que trabajes a fondo aquellos aspectos que tu competencia no está cubriendo. Porque con ello conseguirás dos objetivos muy importantes:

  • Es la mejor manera de vencer a tu síndrome del impostor: porque, cuanto menos, serás consciente de que estás abordando de una forma sistemática y honesta aspectos sobre los que sabes positivamente que tu lector/a ideal desea recibir información veraz.
  • Y, al hacerlo, trabajando desde el Propósito motivador de ayudar a los demás, comprobarás cómo tu autoconfianza y tu autoridad en la materia experimentan un incremento exponencial.

Por el simple hecho de hacerlo, ya estás abriendo entre tu Propuesta de Valor y la de tu competencia una brecha diferenciadora abismal. Aunque tan solo basase mi Propuesta de Valor en prevenir que se asocien a mis contenidos los argumentos que he subrayado en las reseñas sobre la obra de mi competencia, ésta adquiriría un carácter único y diferenciador insoslayable. Pero cuando te hablo de estudiar a fondo a tu competencia, quiero decir A FONDO.

En el vídeo de hoy te enseño cómo…

¿nos vemos en los comentarios?

Me gustaría conocer tu opinión acerca de este artículo y qué te ha parecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba